''Cada mañana es un nuevo comienzo y una hoja en blanco para que puedas emprender una nueva historia'' AVPR


Absténgase. Este blog está bajo una licencia Creative Commons


jueves, agosto 07, 2014

¡Y llegaron los 30!

En dos días cumplo 30 años... ¡TREINTA años! oh por Dios... se creció la Prada.

Hace poco leí un artículo en el cual un hombre de 30 años le escribía a su Yo de 21 y la verdad, toda esta semana he estado pensando en las cosas que YO Vanessa Prada, le diría a mi Yo más joven y eme acá...

A mis 21 años me encontraba cursando cuarto semestre de Comunicación Social, debo confesar que en tercer semestre pensé en suspender mis estudios y comenzar fotografía. GRACIAS A DIOS no lo hice, si me ha costado conseguir trabajo con una carrera multidisciplinar que tiene entre sus saberes la fotografía, no me imagino centrándome en solo uno de ellos.

A esa Vanessa le diría:

- Sé mas firme. Tal vez te hubieras salido con la tuya. Pero no te preocupes. Después tienes tu desquite.

- No lo perdones.... lee las señales que te demostraban que él era culpable.

- Insiste mas. Dile lo que piensas de ella y hazle entender que no es egoísmo. Simplemente no le conviene. No olvides decirle lo mucho que lo amas y lo difícil que será saber que antepone una aparecida antes que a ti.

- No hagas lo que no quieres que te hagan. Pero Dios, ¡¡que bien la pasamos!!

- No seas agresiva con él. No te pongas a su altura, ¡no le prestes atención!; si él te pelea, CALLA. No discutas. Confiesale el terror que te causa su enfermedad, y coméntale lo que sentiste cuando tuviste que presenciarla. Demuéstrale lo mucho que lo admiras y quieres. Habla más con él, busca más momentos para compartir juntos. Él pronto se irá a vivir a otro país.

- ¡Acepta mas invitaciones a salir!

- Valora más tus amigos. No te alejes de ellos por estar con tus novios. Al final, se irán y quedarán los amigos.

- Dile a tú amiga lo mucho que desconfías de esa persona. No intentes cambiar tu postura. Al final si era como pensábamos.

- Ensaya, embarrala, vuélvela a embarrar y aprende. Es bueno probar de todo en esta vida.

- Te ahorro la pensadera. Él si estaba enamorado de ti. Sólo que fue un cobarde y cuando él quiso, tu ya no querías¡Así es el amor! Pero no te arrepientas. Al final siempre serás ELLA para él.

- No dures tanto con él. Perdiste muchas oportunidades... Al final, ni amigos quedaron.

- Apaga ese bendito televisor. Vete a la sala y lee... lee mucho. ¡SUEÑA! inspirate y escribe. Escribe mucho.

- Debes dejar de ser tan pasional, trabaja en controlarte más. Nos traerá complicaciones...

- Todavía no sé si la mejor opción hubiera sido quedarnos en Australia. Pero eso sí. ¡Viaja más! date la oportunidad de conocer más gente... Date ESA oportunidad. Y ya veremos si te hubieras quedado con estos consejos.

- Si vuelves a Colombia, acepta ESE primer trabajo. Pero valora tus años de estudio y tu año en otro país. !Pide más sueldo!.... no vayas a ser tan impedida como yo. Pero tranquila. ¡Tuvimos el valor de renunciar!

- No dejes que esos gritos bloqueen tus ganas de manejar. Ahora soy yo la que los está pagando. Pero no te preocupes, pronto lo solucionaremos.

- ¡Desayuna por Dios! no probaste bocado ninguna mañana de la universidad y en la época laboral tampoco. (aunque lo sigues haciendo)

- Aprende a decir NO.

- Ríe más y llora menos.

- Trabaja en tú mal genio. Nos hará pasar penas, perder oportunidades y arrepentirnos... muchas ¡muuuchas veces!

-  Disfruta ese año sabático. Después no pararás.

- ¡Relájate más! no te estreses tanto. Es sólo trabajo. Por estar preocupada, te olvidas de disfrutar. Además, te ahorro el estrés, al final siempre nos va bien.

- No calles lo que piensas. Míralos a los ojos y canta la tabla. ¡Firme! siempre firme.

- No pierdas tu tiempo por ahí. Te hubieras ahorrado una pelea que te costó semanas sin poder dormir bien. No vale la pena.

- No le des importancia a situaciones, personas y circunstancias que sinceramente NO valen la pena. Sigue tu camino. al final, el tiempo todo lo cura y todo pasa.

- Cuida más tu salud. Después nos pesará tanto desorden.


Y bien...

Somos nuestra historia y dicen por ahí que uno jamás se debe arrepentir de las decisiones que se tomaron... Y la verdad; miro mi historia y sonrío.
He vivido, he hecho locuras, algunas las confesé y otras se irán conmigo a la tumba. He sido aplicada y mi perseverancia, terquedad y personalidad me han traído hasta acá. A celebrar mis 30 años de edad...

Sólo me dueles tú. Mi Dorita... siempre en mi corazón, en mis ojos... en mis pasos...


Volveré a este post cuando cumpla 40. Uff... 
Qué será de nosotras... 
En fin, disfruta. Te doy 10 años de ventaja.