''Cada mañana es un nuevo comienzo y una hoja en blanco para que puedas emprender una nueva historia'' AVPR


Absténgase. Este blog está bajo una licencia Creative Commons


miércoles, julio 23, 2014

180 grados

We are.
Y allí estaba ella. Con los ojos perdidos en la nada, pensando en sus cinco años de matrimonio, tratando de entender qué había pasado. Por qué él se había fijado en otra mujer. Por qué, simplemente un buen día decidió dejarla a su suerte con sus dos hijos, SUS hijos, a los que les hace una llamada al mes creyendo que eso es suficiente para tener el rotulo de padre.


- Qué nos hizo falta Roberto...? qué me hizo falta... ¡qué! - gritó con su alma rota y su corazón desconsolado y gris.

Ya había pasado un año y Sofía seguía tratando de entender el por qué de la decisión de su marido. Aunque les decía a sus amigas que todo estaba bien y que daba por superada esa etapa de su vida. La realidad es que en su cama, estando con ella misma. Solía extrañar el calor de su marido, su presencia en aquella habitación... Muy en el fondo, guardaba la esperanza de que él volviera. Pero esa esperanza tenía como meta un año, ese año se cumplía hoy.

Era tiempo de superar verdaderamente esa etapa y creérselo ella misma.

Mientras pasaban los recuerdos más hermosos que tenía de su noviazgo y posterior matrimonio con Roberto. Sofía tocaba su argolla nupcial la cual, no se había quitado argumentando que no le daría ese gusto a la ''novia'' de su marido.

Allí estaba ella, sola, a sus 36 años, con dos niños y con ganas de volver a comenzar. De levantarse y seguir su vida.

💎💍💎💍
Allí estaba Sofia, la bella Sofía, a quien sus amigas admiraban por aquel hermoso matrimonio que había conformado con el amor de su vida.... pero esta vez la bella Sofía estaba rota y tocaba su anillo dándose ánimos para dejarlo ir y seguir sin su fantasma.


- Acá me propusiste matrimonio. En este lindo parque y acá te entierro para siempre - Musitó entre sollozos mientras se quitaba el anillo y lo enterraba cerca al árbol en donde hace exactamente cinco años se habían besado como dos locos enamorados con lágrimas de felicidad porque habían decidido compartir el resto de su vida juntos. -

Espero algún día volver a creer en el amor.